Publicador de contenidos

Hidralia intensifica la limpieza de la red de alcantarillado de Roquetas de Mar por la llegada del otoño

Durante todo el año, la empresa concesionaria del servicio de agua realiza labores de mantenimiento y conservación de los 5.000 imbornales que posee la ciudad.

Francisco Gutiérrez, delegado de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Roquetas, ha visitado hoy los trabajos de limpieza de imbornales que Hidralia, empresa concesionara del servicio de agua potable y alcantarillado de Roquetas de Mar, está realizando estas semanas con motivo de la proximidad de la época de lluvias otoñales.

Estos trabajos son un refuerzo de la campaña de limpieza de imbornales, cuyo mantenimiento se realiza durante todo el año. El mantenimiento de la red de alcantarillado se realiza de forma continuada e ininterrumpida durante todo el año, pero antes del otoño -época de lluvias- los operarios refuerzan estas labores para que se encuentre en su plena capacidad hidráulica.

Dos operarios ataviados con uniforme y cascos de seguridad retiran multitud de hojas del interior de un imbornal de Roquetas de Mar.
 

Hidralia dispone en la localidad de Roquetas de Mar de cerca de 5.000 imbornales, mientras que la red de saneamiento cuenta con más de 220 kilómetros de colectores, 35 estaciones de bombeo y cuatro tanques de tormentas con una capacidad de 25.000 m3. Los imbornales son muy importantes para la evacuación de las aguas pluviales, ya que la transportan hacia su salida al medio natural de forma que no provoquen inundaciones en la población. Se ha desarrollado un programa de limpieza periódica por zonas que tiene como objetivo mantener en un perfecto estado de conservación y funcionamiento toda la red de imbornales. En total, Hidralia tiene cerca de una treintena de zonas definidas.

Además, estos trabajos se intensifican con la previsión de la llegada de tormentas, y durante los eventos de lluvias se atienden las incidencias que surgen, señalizando y procediendo a la limpieza de las zonas afectadas. Posteriormente se revisan los puntos críticos donde puede aparecer restos del efecto de la lluvia, dejando en correcto estado la infraestructura.

Hidralia recuerda también que el uso inadecuado de los sistemas de alcantarillado de las viviendas puede provocar averías y situaciones de peligro en el sistema general de alcantarillado de la ciudad. Entre estos usos inapropiados están la eliminación a través del inodoro de las toallitas húmedas de baño, que acaban formando atascos en las redes de alcantarillado o bien en las estaciones de bombeo, poniendo en serio peligro el funcionamiento del sistema general de evacuación de aguas.