Publicador de contenidos

La prueba piloto para la reducción de malos olores en la red de alcantarillado en Roquetas de Mar alcanza un 75% de efectividad

La previsión del Consorcio del Ciclo Integral del Agua del Poniente e Hidralia es alcanzar hasta un 90% de reducción en las emisiones de sulfuro de hidrógeno, sustancia que causa los malos olores en las redes

El Consorcio del Ciclo Integral del Agua (CIAP) e Hidralia, empresa concesionaria del servicio integral del agua en Roquetas, ya tienen los resultados de las experiencias piloto realizadas -la primera en agosto y la segunda en noviembre- para la reducción de malos olores de la red de alcantarillado de la ciudad. Según el informe realizado tras las pruebas, la dosificación de un nuevo tratamiento en las aguas residuales de la localidad ha permitido certificar la reducción de hasta un 75% de los problemas de olores. La previsión es llegar a más del 90%, eliminando prácticamente el problema de olores en el servicio de saneamiento.

El presidente del CIAP y concejal de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Roquetas, Francisco Gutiérrez, resalta que “desde el Consorcio del Ciclo Integral del Agua del Poniente Almeriense tenemos un compromiso con los ciudadanos de Roquetas de Mar por mejorar la situación de las Estaciones de Bombeo de Aguas Residuales (EBAR) y algunas de ellas están teniendo problemas de olores, por lo que iniciamos esta prueba”. Según Gutiérrez, “los resultados están siendo muy positivos, lo que nos llevará a extender este tratamiento a los meses de mayor afluencia, en la época estival, que son los que más problemática tenemos”.

El método consiste en aplicar nitrato cálcico a las aguas residuales para reducir el sulfuro de hidrógeno que éstas desprenden, que es el principal causante de las molestias por malos olores. Se ha aplicado este producto en dos puntos estratégicos de la red de alcantarillado de la ciudad: las EBAR de Aguadulce y de Sabinar (Urbanización), para comprobar sus efectos en puntos del interior de la red, tales como Las Salinas o el Paseo de Los Baños.

Según recoge el propio informe, en las zonas de aplicación del tratamiento se ha certificado una reducción importante del sulfuro de hidrógeno, de manera más acentuada en el primer caso, llegando hasta el 80% en toda su infraestructura. En el segundo punto, tan solo se llegó al 50% por lo que se decidió su ampliación y dosificar el producto en el bombeo de La Grilla (La Mojonera). Tras el periodo de prueba y las pertinentes verificaciones, se ha podido certificar un aumento de la efectividad de hasta un 70%, de la reducción de los malos olores.

Tratamiento preventivo

El nitrato cálcico es una solución líquida que se dosifica directamente en la red de saneamiento y que evita la aparición de sulfuro de hidrógeno, al afectar a los procesos que de forma natural o espontánea se desarrollan en los colectores generando como consecuencia de su metabolismo unas sustancias odoríferas. Para que funcione se precisa que sea un sistema constante, ya que se trata de un tratamiento preventivo cuya dosis óptima depende de diferentes factores a considerar, como es el caso de la temperatura del agua, su composición química o su tiempo de residencia en la red.

Tras los buenos resultados obtenidos, el Consorcio junto con el equipo técnico de Hidralia ya trabajan para determinar las mejores ubicaciones para llevar a cabo este tratamiento, así como para realizar los ajustes necesarios en las infraestructuras que permitan dosificar el producto de forma permanente.

Próximas obras en la depuradora de Roquetas

Francisco Gutiérrez resalta que el CIAP aprobó en su última asamblea, celebrada hace dos semanas, incluir en el presupuesto para 2021 “una inversión de más de 300.000 euros para realizar mejoras en la desodorización de la depuradora de Roquetas de Mar, que da servicio también a San Agustín, Vícar y La Mojonera, lo que permitirá que los malos olores presentes en la entrada al municipio y la zona de Las Salinas desaparezcan”.